GR-92 SENDERO MEDITERRANEO

Temas relacionados con el Camino de Santiago

GR-92 SENDERO MEDITERRANEO

Notapor zuribakea » Dom Nov 27, 2011 6:06 pm

En Port-Bou, l’alt Empordà, la comarca mas al norte de Catalunya, donde se dice que entre un “Pages” (en castellano un aldeano o persona que trabaja en el campo,,) y una sirena,, se conocieron, se enamoraron, y entre pinos verdes, y aguas azules turquesas, encontraron su nido de amor, …..fue el Empordà, comarca bañada por el Mediterráneo,, con luces y claros especiales, con acordes musicales de sardana, aireada por la Tramontana,, ese aire típico de esta zona,, , que a sus habitantes les influye en sus comportamientos y en definitiva les define como moradores de un mundo mágico,
En este lugar empieza el Gran Recorrido (GR-92) , se le colocó ese numero, porque ese año de las Olimpiadas, la antorcha Olímpica después de atravesar medio mundo llego a Empuries,, a l’Empordà, aquí se le hizo una bienvenida solemne, como corresponde a una comarca que fue históricamente romana, donde sus múltiples recuerdos de aquella época la definen como lugar histórico lleno de cultura, y se consideró, que era el lugar adecuado e idóneo para celebrar la llegada de la Antorcha olímpica , en este año 1992. La celebración de la Olimpiada en Barcelona, hizo historia, según los entendidos ha sido, o fue, la mejor de toda la historia olímpica. En su recuerdo nació el nombre de GR-92.
En un principio. El GR-92, fue la consecuencia de hacer un seguimiento por todo el litoral catalán, desde Port-Bou, junto a Francia, hasta Blanes, en la comarca de la Selva,, Girona, 212 kms aprox,... Se aprovecho los caminos que la “Benemérita” guardia civil, (cuerpo policial) creo por el litoral mediterráneo, para vigilancia de sus costas, especialmente del contrabando, control de fronteras, evasión de fugitivos, etc.. Estos senderos, han sido el eje por donde transita el GR- 92, por toda la Costa Brava, senderos llenos de belleza, acompañados de los Caminos de Ronda, cuyos Ayuntamientos locales, han aprovechado para atraer a los turistas, remodelando sus caminos y facilitando el transito a través de la costa, entre medio de playas, bosques y rocas. Dentro del territorio del Estado español este sendero sigue por toda la costa mediterránea tan cerca del mar como sea posible; desde Portbou, donde inicia su tramo peninsular, pasa por Catalunya, . en la provincia de Tarragona en Ulldecona junto a la provincia de Castellon, es el limite del _Gr.92 por tierras de Catalunya. Sigue por la Comunidad Valenciana, Murcia y continúa por Andalucía para ir a encontrar, en su día, el GR 7 en el estrecho de Gibraltar.
Los primeros pasos del GR-92, son de una belleza impresionantes sus grandes vistas, sus panorámicas mediterráneas, sus acantilados, enamoran y te enganchan, sin darte cuenta te ves sumergido dentro del GR-92, la población de Colera, será la población que primero visitaremos para continuar hasta Llançà, dentro de un mundo mágico,… de color, siempre con las vistas al mar Mediterráneo, el _tramo de Llança hasta Port de la Selva por sus caminos de ronda, caminos habilitados artificialmente para los turistas, son la delicia de cualquier persona, aunque no este familiarizada con el mundo del excursionismo, por su recorrido suave y placentero hace que te enamores y te identifiques con la filosofía excursionista.
Llegas a Port de la Selva, pueblo turístico., donde sus casas juntas, unas a otras, parece que se abrigan entre ellas, como resguardándose de la Tramontana, es pueblo de pescadores, típico Mediterráneo, desde lejos se le divisa de color blanco, , y si hace sol, su silueta refleja en la playa, siendo esta panorámica muy solicitada por los amigos del mundo de la fotografía. En Port de la Selva, el GR-92 se introduce por el interior, caminos de pista solitarios, nada que ver con los caminos de ronda que hemos dejado en los tramos anteriores, nos dirigimos hacia el Mas dels Bufadors, antigua “masia” en estado ruinoso, que será nuestro punto referencial, de paso hasta Cadaques, una joya de la Naturaleza. y de la Costa Brava catalana,
Si preguntamos a un catalán que pueblo es el más bonito de Catalunya, seguramente nos dirá ¡Cadaques! Aun incluso, sin haber estado nunca en Cadaques,, es que aquí, todo es arte, una simple fotografía de una barca vieja, en mitad de la playa, con un fondo marino,, y la luz que acompaña el paisaje la fotografía es una obra de arte. Pasear por Cadaques, por sus callejuelas, porches, calles de pescadores, te remontan a la época Hippy, o a cualquier recuerdo agradable, que tu memoria guardará para siempre, tiene esa mezcla de pueblo bohemio, con tintes turísticos, y de pescadores, donde se conserva lo clásico y antiguo. Hay que recordar que artistas como por ejemplo, Salvador Dali, aquí y en Port Lligat se instalaron influenciados por la belleza de estas tierras, y fueron unos genios en el arte..
Dejamos una maravilla de la Costa Brava Catalana, Cadaques, y por senderos de montaña nos dirigimos a Cala Jòncols, atravesando por tierras áridas con bajo matorral, propias del Cap de Creus, vamos dejando atrás diversas calas de belleza inenarrables, con el color del Mar azul turquesa, el Cap de Norfeu, Reserva de la Naturaleza, cuando vas caminando por estas tierras te preguntas, ¿como hay tanta belleza y soledad por los caminos, cuando es zona bastante poblada?. Estos senderos son para gente que se atreva a gozar de los bosques que acompañan la orilla del mar, junto al sonido de las olas , del chapoteo del agua en su tramo final contra la roca, a veces, se camina por auténticos precipicios a escasos metros del acantilado con cortes, en vertical, que la costa ha moldeado a su capricho, no aptos para personas con cierto vértigo o miedo a las alturas. El GR-92 transita por calas, y playas, nos deleita con vistas en la lejanía de les illes Medes, playas como l’Almadraba, punta Falconera, al final nos recibe el golfo de Roses, espectacular, la bahía que abarca tu mirada completa en un ángulo de 180 grados. La belleza de Roses te obliga a ser final de etapa.
Dejamos atrás la turística ciudad de Roses, y el GR-92 enfila nuestros pasos hacia los “Aiguamolls de L’Empordà”. El recorrido es totalmente llano, atravesando el Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà, situado entre las desembocaduras de la Muga y del Fluvià. En esta zona Empordanasesa, cambiamos el xip, nuestra mentalidad excursionista, la transformamos en Naturista, vamos a pasar por una de las zonas húmedas mas importantes de Catalunya. El GR-92 transita por caminos húmedos, acompañados de toda clase de aves,, el que esto escribe pasó por estas tierras en época de Navidad a últimos de diciembre, a las cinco de la tarde. El sol se despedía en el horizonte, y entre la soledad, y el trino de las familias de aves diferentes, que conviven en esta zona y sus vuelos rasantes, sus permanencias en pequeñas colectividades, forman todo un cúmulo de circunstancias, las cuales, hace que guarde en mi retina un grato recuerdo de esta zona, no muy visitada, de l’alt Empordà. En el Cortalet, pequeño reducto habilitado hay Oficina del parque, e Información.
El GR-92 nuestro sendero Mediterráneo, nos conduce a Sant Pere Pescador, con la mentalidad ya de excursionista, habiendo dejado el silencio de els Aiguamolls. En Sant Marti d’Empuries, tu enciclopedia mental se puede llegar a saturar de la información histórica que recibes de estos lugares, donde la dominación romana, estuvo presente durantes muchos años. El GR-92 pasa a escasos metros, de todas estas edificaciones que se encuentran en fase de estudios que son visitables. Por tierras interiores, junto al rio Fluvia, llegamos a L’Escala. Aquí, en l’Escala. Sientes esa sensación característica que tiene los pueblos mediterráneos, olor a salitre, calles estrechas en subida, aroma de pescadores,, “bufa la Tramuntana” un color especial es su cielos, las vistas de las montañas que hemos dejado atrás, el Canigó, con un pequeño manto blanco en su cima, que lo convierte en la distancia en montaña “Sacra”, la Serra de L’Albera,,, El Passeig Maritim de L’Escala, es una maravilla. El Sendero Mediterráneo lo atraviesa entero hasta el puerto de pescadores, la travesía de este paseo, con ligera tramontana y en día de sol, marca sentimentalmente.
En este sector geográfico, hay que destacar que, dejaremos atrás la comarca de L’Alt Empordà, para entrar a el Baix Empordà. Por terrenos costeros acompañados de Bunkers que recuerdan viejos tiempos bélicos, en la Punta de la Cala Montgó, cambiamos de comarca, El paseo transcurre entre el azul del mar y los verdes pinos mediterráneos, a nuestra derecha, en dirección al Montgri . Atravesaremos diferentes calas de aguas transparentes, de bellísimos bosques, un sendero junto al mar, con constantes subidas y bajadas, de corte bellísimo que no cansa nunca, siempre en nuestros descansos por los senderos, es obligatorio la mirada hacia atrás, por la belleza inenarrable, que vamos dejando y que evidentemente ya no volveremos a ver, el GR-92 continua entre romeros aun en flor y farigoles, olorosas,, con puestas de sol, dignas de fotografiar, y con ese sabor mediterráneo característico de estas tierras, donde, parece que la tierra mojada , húmeda hable. Pronto aparecerá ante nosotros desde cualquier vertiginoso acantilado costero, o desde cualquier Urbanización que proliferan por estas zonas la silueta del Castell del Montgri, que será el destino y dirección a seguir, por pistas sin cimentar atravesando alguna cala, que nos servirá para mantener contacto visual con el mar, ya en la comarca del Baix Empordà.
El GR-92 nos aleja de la costa, y nos introduce en el interior, por la loma de Can Pascuala, en Montgri, a lo lejos observamos les Illes Medes en L’ Estartit que paradójicamente el GR 92 no visita, en cambio, por carreteras asfaltadas conoceremos por el interior poblaciones como Pals, y su barrio de el Padró, donde con ese aire medieval y turístico te enamoras de su ambiente, y te quedas, mas tiempo del debido, con regustos de volver,.. sobre todo por su alta gastronomía en restaurantes de la zona. El –sendero –mediterráneo continua por pistas arenosas, y pequeñas poblaciones urbanizadas, para salir a Begur, donde, desde su castillo, airea, por la tramontana, la Senyera Catalana, se puede contemplar una vista muy amplia de la Costa Brava, y del Mare Nostrum.
Abandonamos Begur , localidad muy humanizada por Urbanizaciones por todos los lados, bajamos hacia la Urbanización Aiguablava,, donde volvemos a encontrarnos nuevamente con el mar, con las calas, en estos tramos hay que poner en alerta los cinco sentidos, entramos en el corazón de la costa brava, estos tramos que vamos a atravesar con el GR- 92 se visten de gala marinera, de pueblos que vamos dejando atrás, cuyas panorámicas son de primer orden, pueblos que te incitan a quedarte mas tiempo del debido, a caminar despacio , saboreando el momento, desde el Far de Sant Sebastià, la vista de Llafranc, es impresionante. Una de las mejores panorámicas de la costa brava. Atraviesas Tamariu, por bosques con aroma a salitre, casi mojándote los pies por las rocas, en medio de un paraje de ensueño, son pueblos blancos, impolutos,, de calles estrechas, con las barcas ancladas de pescadores, gaviotas, pinos verdes, sal. Pocos turistas, impresionantes residencias de gente adinerada, atraviesas los puertos deportivos o de pescadores y continuas por los emblemáticos Caminos de Ronda, que las autoridades de estos lugares, lo han construido para facilitar el paso por estos senderos a los turistas. Las fotografías son todas excepcionales porque aquí, no falta nada, luz, Naturaleza, hasta el entorno acompaña. Este tramo del GR-92 el que escribe, lo pase la primera semana de enero de 2011, en un día muy frío, las playas desiertas, con un día soleado, parecía de verano pero con temperaturas muy bajas. “de orgasmo apocaliptico”
Ya de lleno en el corazón de la costa Brava, Calella,, lugar de veraneo tradicional, pueblo emblemático, comprometido con la cultura catalana, la música y el folclore catalán, aquí es el lugar donde se cantan las habaneras, acompañadas de ron, tradición que viene desde la época en que los antiguos pescadores marcharon hacia tierras caribeñas,, a hacer riqueza, y volvieron con, tabaco, ron, historias amorosas de la cubanita que se quedo allà. Estos pescadores en las jornadas de tormentas y de mala mar, cuando no faenaban solían entrar a las tabernas y de manera natural entonaban canciones que recordaban aquellos tiempos en tierras lejanas, son añoranzas, con ritmos caribeños. Hasta tal punto se identifico esos ritmos y músicas, que en Catalunya forma parte del pueblo, es como una señal de identidad. Son las habaneras, canciones que hablan de la niña que se quedo, en tierras lejanas, de sus bellezas y de sus añoranzas, letras con finales dramáticos, normalmente acaban con ese sentimiento catalán de patria, como es, la canción típica que se llama “El meu Avi” que acaba de manera dramática, con la tragedia de los que no volvieron nunca mas y que…… ¿Quién pudo tener la culpa? Pues,.. los americanos,,, o de esa otra habanera la Bella Lola, donde predomina la despedida de un amor, que se acaba, y aquí se representa con una exposición de pañuelos que acompañan estos ritmos, son dos típicas Habaneras, entre muchas que al sentimiento catalán colectivo, le llega hasta su corazón, y se extiende por las arenas, calas y pueblos de la costa Brava Catalana. Todo un sentir profundo, lleno de emoción, sagrado para toda gente que se sienta de aquí,, al margen de donde haya nacido, siempre acompañados de ese ritual del ron Cremat,,caliente, que se bebe en estos lugares, todo una tradición muy arraigada en este Pais, forma parte del ¡Seny i la Rauxa, de la gente catalana, y que paradójicamente muchos españoles les cuesta entenderlo.
Dejamos Calella y el GR-92 atraviesa una serie de calas por caminos de ronda muy bonitos llenos de encanto marinero, se pasa por lugares donde parece que el tiempo esta anclado, pequeñas calas apenas habitadas, por su difícil acceso, y donde predominan los pescadores, casitas con humos, donde se desprende ese aroma a pescado recién pasado por el fuego,, toda una lujuria para un senderista en solitario, ver y sentir, a las olas, como llegan al final en su ciclo natural a estas pequeñas calas,, con una espuma blanca,, todo un entorno para soñar, demasiado bello para ser real,, un pecado, una lujuria, pasear por estas calas solitarias en pleno invierno sin compañía,,, el mar, la montaña,, el ambiente, los colores, el sentir de pertenencia a este País, se te amplifica en el corazón, la emoción,…. y así,, entre melancolías, con una puesta de sol, tibia, ocre y de poca luz, del mes de enero, entre el horizonte y las olas blancas que llegan a la costa, nuestra mirada puesta en la lejanía, el GR-92 nos conduce y nos lleva a a Palamos.
En Palamos, El Gr-92 es eminentemente turista, el paseo marítimo, Sant Antoni de Calonge, es todo un mismo lugar, larguísimo paseo, quizás los edificios demasiados,…. y edificados muy cerca del mar.. acompañan al senderista, por el GR-92 que culmina en la torre Valentina, que aquí se le llama Torres de “guaita”, de vigilancia,, a partir de aquí, este tramo es delicado, el paso pòr sus calas, algunas de ellas deterioradas por las grandes tormentas marinas, y algunas con túneles interiores como si fuesen pasarelas protectoras, de el empuje agresivo del Mediterráneo, no debemos olvidar que estas costas son Bravas,, calas que se repiten en su configuración, su orografía es similar siempre,… se entra a la cala por pequeñas escaleras artificiales y se salen por otras escaleras ,… para así, de esta manera, superar bellísimos rincones solitarios, acompañados de Gaviotas con su frágil silueta, trazando en el horizonte bellas estampas marineras, pescando alimento en las orillas de las calas, de esta costa brava universal, y Catalana.
El GR-92 bello de por si, aquí, desde mi punto de vista, se deteriora, demasiados caminos de ronda, con pasos artificiales,, e incluso con abusos en los caros materiales usados, para facilitar el paso a los turistas, parece que estamos en algún lugar donde predomina el lujo, o la riqueza, construcciones de muy alto nivel,, con dudoso gusto ambiental, que podrían estar muy bien en cualquier zona, turística, o en la parte alta de cualquier ciudad española o europea, pero en la costa brava no creo que encajan en el Paisaje. Considero que con menos cemento y un poco mas de gusto , natural,,, se podría haber construido pequeños senderos junto al mar , para el paso de ancianos, niños y no romper esa armonía que debe reinar en la Naturaleza.
Platja d’Aro, aparece de improviso aunque en la lejanía siempre es visible, con su larguísima playa, donde ves en determinados lugares,.. pintadas, las marcas que reflejan el GR- 92 y bueno ….. uno,… se siente desplazado,, ¿como puede pasar un GR por aquí?. Conforme vas caminando se acerca S’Agaro, un lujo,, en construcciones que acaban en pequeñas calas en el mar, se supone que estaban construidas anteriormente que se promulgaran la ley de costas,,, al margen de estos comentarios que son necesarios comentarlos, la costa, el Sendero en si, es impresionante, omnipresente los pinos, las olas, las rocas, la sensaciones marinas, las miradas obligatorias hacia esos lejanos horizontes, y poco a poco el senderista fija su mirada en las ultimas playas de esta zona tan pobladas, tan humanizadas, que triplican la población en época estival, la playa de Sant Pol hay que atravesarla entera con la mirada en los acantilados que nacen ante nuestros ojos. Al final entre escaleras que suben y bajan a las pequeñas calas, para salvar edificaciones monstruosas,, por Cala Atmeller, un lugar abrupto salvaje en acantilados, excesivamente edificado, aparece ante nuestros ojos Sant Feliu de Guixols. Un buen lugar para descansar.
Sant Feliu de Guixols, lugar emblemático de la costa Brava Catalana, donde se combina el pasado con el presente, con elegancia, un paseo, una playa, un puerto,, donde se vive la ciudad intensamente. es una autentica gozada para los sentidos. Ciudad que al pasar, con el GR92 prometes volver con tiempo, para visitarla como se merece. Es esta etapa el Gr-92 es eminentemente montañera, la ascensión al Puig de Cadiretes, 518 m. por terrenos de bosques de encinas y alcornoques, en medio de la Serra de L’Ardenya, con vistas espontáneas y lejanas del mediterráneo, convierten a esta etapa en algo diferente, donde la señalización del sendero, debido a su saturación de turistas, es escandalosa, se puede llegar a encontrar y contabilizar mas de 6 señales diferentes que definen el sendero, y todas absolutamente todas, te llevan al mismo destino, al final por la carretera de las mil curvas, llegamos a Tossa de Mar, un paraíso donde se mezcla lo medieval y lo típico, barrio de pescadores, y zonas turísticas modernas, con ese aire medieval que la convierten a esta ciudad como una maravilla del paisaje, tiene un Castillo, con historias de piratas, abordajes, y luchas, aquí se oye aun, al Pîrata Barbaroja. Ciudad turística, limpia, con playas de ensueño que el senderista la atraviesa para goce y disfrute personal.
Tossa de Mar despide a el GR-92 por acantilados impresionantes, donde la caída libre hasta el mar, impone respeto y seriedad,, , los senderos muy bien balizados, se nota la influencia del turismo, predominando un paisaje de bosque de alcornoques y la encinas para el disfrute de los turistas, tiene esta etapa, ligeros devaneos con las calas, muy bonitas como cala Canyelles, excesivas urbanizaciones de muy mal gusto urbanístico,, tras atravesarlas, nos introducimos por un fantástico Camino de Ronda, muy encimentado pero con una belleza natural, se dá el caso que lo artificial no ha podido romper con esta belleza natural, de este tramo de costa, parece que cada recodo, que paseas, la Naturaleza lo ha moldeado para realizar una fotografía, al final llegamos a la turística ciudad de Lloret de Mar.
Atravesar Lloret de Mar en pleno mes de enero no tiene precio, sin turistas, es mas autentico,,, Lloret esta muy bien comunicada con Girona y con Barcelona, tiene el honor de ser una de las ciudades mas visitada por los turistas después de Barcelona, esta población es de dudosa reputación, debido al turismo de baja calidad que alberga durante los meses de verano, esta calificada, como ciudad que acoge un turismo barato, de sol, de borrachera, donde los turistas simplemente se dedican a beber, y a armar escándalos. Mucha juventud, con pocos recursos económicos, esperemos que las autoridades cambien ese destino que de no ser asi, se prevé un final, no deseado para estas tierras que de bellas se mueren de éxito.
Lloret de Mar, nos dice adiós al GR-92 por un Camino de Ronda donde el monumento a la dona Marinera, nos sirve de referencia geográfica, se pasa por diversas calas destaca la Cala Fenals, y otras mas pequeñas solitarias de suma belleza, como Sa Boadella, Naturista, el Sendero Mediterráneo GR-92 las atraviesa con unas vistas aéreas impresionantes. Mas tarde Cala Santa Cristina, San Francisco, de suma belleza natural, pero que el GR-92 no tiene paso debido a políticas urbanísticas equivocadas, un poco de esfuerzo añadido, por contemplar estas calas, compensara al senderista de las vueltas obligatorias que el Gr.92 obliga a desplazarse. Todo un mal plan de urbanizaciones, unas junto a otras, seguidas, un kaos urbano, con una mala planificación urbanística, muy masificada, obliga al senderista dejar la orilla del mar, para poder superar estos impedimentos artificiales que afean, repito, a estas costas, de por si y de manera natural como muy bellas.
El GR-92 entra a Blanes, en la comarca de la Selva, por el Castell de Sant Joan, en una pequeña loma donde la altura le permite tener una de las vistas panorámicas más bellas de la Costa Brava. El Sendero Mediterráneo GR-92 en Blanes entra por el puerto, atraviesa el Paseig Maritim, y tiene final de etapa en la roca Sa Palomera. Lugar donde empieza o donde termina, el GR92 punto final de la Costa Brava. De hecho Sa Palomera es el km.O de la Costa Brava gironina, 210 kms desde Port-Bou, lugar idóneo, para hacer una reflexión profunda de este Sendero Mediterráneo. Aquí hay gente que acaba su aventura, Blanes es el punto donde te despides con añoranzas de la costa, pueblo turístico, que ha sabido combinar el turismo con lo autóctono, el barrio de pescadores, y puertos deportivos con toda clase de servicios y buenas combinaciones con Barcelona. Un lugar para soñar en unas agradables vacaciones veraniegas.
En Blanes dejamos la comarca de la Selva, para introducirnos de manera muy ligera en la comarca del Maresme, el GR-92 nuestro Sendero Mediterráneo, abandona la costa Brava, y de manera muy radical nos cambia por completo su orografía, Los caminos de ronda desaparecen, las vistas del mar también, y aparece ante nosotros esa parte geográfica catalana que este servidor desconocía, y donde descubro la belleza oculta de estos lugares. Tordera, con su paseo fluvial y con la imagen del imponente macizo del Montseny cuya figura aparece de manera visual, será la próxima población, ya en el interior, que recibe al senderista por el GR-92, a partir de Tordera, entramos en la zona menos turística, mas montañera, menos masificada, que es la Serra del Motnegre, por pistas forestales amplias, nos deleitan con iglesias antiquísimas como la de S. Miquel de Vallmanyà y en su cima, junto a la ermita de la Mare de Deu de L’Erola, a 515 m de altitud, aparece L’Hortsavinyà, con su bellísima iglesia, dentro de un paraje, solitario, encantador, que invitan a permaneced en silencio, escuchando los trinos de las aves y la frondosidad de la Naturaleza que reina por estas tierras.
La Serra del Montnegre, se caracteriza por ser una zona desconocida por un amplio sector de los habitantes catalanes. Por esta zona simplemente siempre se menciona la majestuosa montaña del Montseny, lo abarca todo, el turismo, el deporte, además de ser también Parc Natural. Descubrir a través del GR92 el Montnegre con sus montañas que llegan a casi mil metros, aunque fuera del sendero, es como mínimo enriquecedor, posee una frondosidad de Naturaleza muy bella, además en estado salvaje, con una riqueza de árboles, que de por si, vale la pena conocer. Acompañan a el GR- 92 diversos GRs, y PRs (pequeños recorridos muy bien señalizados). Conocer esta Serra del Montnegre, no te dejara defraudado, la población que el Gr-92 nos depara final de etapa, será en Vallgorguina.
Entre sureres (alcornocales) árboles de porte majestuoso encinas centenarias, dólmenes, históricos, brujas y aquelarres que dominan estas zonas desde tiempos remotos, entramos en otro sector donde continua el mismo paisaje, es el Macizo del Corredor, antesala de la Serra Litoral Barcelonesa. El Santuario de el Corredor, majestuoso, a 756m, de altura, la segunda cota mas alta de todo el GR-92, separando las comarcas del Valles y del Maresme, con anchas pistas forestales, donde abundan Restaurantes abiertos con buena gastronomía, los fines de semana, y abundantes deportistas, amantes de las bicicletas de montaña, algunos excesivamente acelerados, excursionistas a pie, y en coche, “quads”, toda una gama muy amplia de gustos que buscan la armonía Natural y el ocio, en estos parajes de baja montaña, en estas comarcas que rodean la Gran Ciudad de Barcelona. El final,… en un lugar denominado como Can Bordoi, a tan solo dos kms de Llinars del Valles.
Can Bordoi, nos conduce por pistas no muy bien señalizadas a mi paso,, (estaban de Obras) hacia la torre de la Torrassa del Moro, enclave a 428 m. de altitud, con vistas panorámicas de Cardedeu y Llinars del Valles esplendidas, además de la siempre bella y admirada cordillera montañosa que aparece ante el excursionista, destacando y predominando el Montseny con sus 1706 m. El Gr-92 continúa por una sucesión de Urbanitzaciones, el coll de Papers, canteras donde hay ciertas carencias de señalización. (El que esto escribe aquí se perdió, perdí el sendero) Es una zona con constantes obras, despoblada, que hay que tener precaución a su paso, tiene cierta complicación seguir las señales del GR-92, Espero que en estos momentos este totalmente subsanado el Sendero Mediterráneo por estas tierras. La ermita de Sant Bertomeu de Cabanyes del S. XI, sera el punto geográfico a seguir en caso de perdida. El Gr -92 siempre por pistas forestales, muy amplias, acompaña a pequeños recorridos todos muy bien balizados, a destacar el GR de La ruta del Meridià Verd de Paris, que acompaña durante tramos al GR-92, esta ruta del Meridiá Verd, se puede hacer caminando o en bicicleta, desde Dunkerque hasta Masnou, todo un reto.
Esta etapa complicada por su carencia de señalización tiene aspectos interesantes, como el dolmen d’en Toni, con una antigüedad entre 2.100 y 2.500 años, toda una joya del Neolítico. Pertenece a Vilasar de Mar. El Gr-92 Nuestro sendero Mediterráneo, ya se encuentra de lleno, en plena Serralada del Litoral Catalán, con una perfecta señalización, y nos conduce por la Creu de Can Boquet, hacia el Valle de Sant Mateu a 495 m. Allí, se encuentra la ermita, que pertenece a la Masia de Can Riera, geográficamente se situa en Premia de Dalt. A partir de esta ermita en un descenso por pista, (cuidado con los ciclistas sobre todo si coincides en fin de semana) con magnificas vistas llegaremos a el Coll de la Font de Cera.
Desde el Coll de Cera, que no es mas que un cuello geográfico de carreteras, entre Alella, Masnou y Vallromanes, el Sendero –mediterráneo conduce nuestros pasos por la cordillera litoral Catalana y entra, en el aérea Metropolitana de la ciudad de Barcelona por la Sierra de la Conrreria, con Badalona, Santa coloma de Gramanet a un lado, y Montcada i Reixac al otro. Las primeras vistas en la lejania de la Gran ciudad de Barcelona, son muy amplias, desde el coll de Galzeran, pequeña loma, con antenas de telecomunicaciones, que ofrece unas panorámicas de primer orden, en las dos vertientes, la Del Valles y la este, con el Mar Mediterráneo, y su costa a primera linea de mar de fondo. El sendero sigue en la misma tónica que las etapas anteriores, grandes pistas sin asfaltar, con masificación de excursionistas, debido a la proximidad de la Gran Ciudad de Barcelona.
El hospital conocido popularmente como Can Ruti, Germans Trias i Pujol, el Sendero Mediterráneo pasa a su lado, mas tarde , el Gr- 92 tiene un paso emblemático, considerando que desde Port-Bou hasta Ulldecona, es aquí precisamente el ecuador la mitad de su recorrido, casi 300 kms. Muy cerca, junto al Monestir de Sant Jeronim de la Murtra. En este Monestir los Reyes Católicos, Ferran i Isabel de Castiella, recibieron al conquistador de las Américas, Cristobal Colom en audiencia, a su regreso de su primera expedición. Es un momento que como excursionista, al atravesar este Monasterio, te llena de alegría, y de ánimos para seguir el Gr-92 . Felicidades compartidas con todos.
Estas pistas por donde transcurre el Gr-92 son muy aéreas, divisando entre las montañas el recorrido, prácticamente hasta el punto final de manera visual. En ligero descenso nuestro punto de referencia será la localidad de Montcada i Reixac – Manresa, donde el final de la etapa, en la estacion de Renfe, sentiremos las aglomeraciones urbanas por la cercanía de la Gran ciudad de Barcelona.
Montcada i Reixac, con una perfecta señalización nos va a dar sorpresas y alegrías, el Gr-92 se dirige hacia la Serra de Collserola, a lo lejos divisamos la torre de comunicaciones del Tibidabo, Montjuich, y entre la calitxas, boira y polución prácticamente toda la ciudad de Barcelona. Introducirte en la sierra de Collserola es todo un mundo de sorpresas, parece increible que a tan pocos kms, de la gran ciudad, a escasos 30 minutos, haya un pulmón de Naturaleza tan salvaje, Naturaleza en estado virgen, con gran sorpresa para este servidor, recorrer Collserola ha sido uno de los Grandes acontecimientos que he vivido en la realización del GR-92 , arroyos llenos de agua, donde se escucha el trino de múltiples aves, bosques de diferentes clases de árboles, silencio, todo un mundo desconocido,. Por el Torrent de Sant Iscle, en fuerte subida, con senderos estrechos, huellas de jabalís, y otras especies salvajes, el Gr-92 atraviesa estas montañas verdaderamente bonitas, para repetir, (Creo que los mismos Catalanes desconocen lo que tienen a 30 minutos de su casa) a destacar su perfecta señalización, el final será en el Baixador (Apeadero) de Vallvidriera, junto a la oficina del parque, y la casa de Mossen Jacint Verdaguer. Este tramo ha sido para este servidor la gran sorpresa del Gr-92.
En Vallvidriera, el sendero Mediterráneo, transcurre por senderos estrechos y pistas forestales, bosque clásico mediterráneo, encinas, robles, se puede considerar a esta etapa como el gran pulmón de oxigeno de los habitantes de Barcelona, sus cuidados senderos muy bien balizados, fuentes, sombra, miradores, hacen el paso del senderista muy agradable, se llega a una gran aérea recreativa denominada Creu d’Olorde, mas tarde a antiguas edificaciones medievales como Castell Ciuró, con impresionantes vistas de Montserrat, Sanl llorens del Munt, Barcelona, y todo el bajo Llobregat, la dirección a seguir es Molins de Rei, ya en el Baix llobregat.
El Sendero Mediterráneo, se las maravilla para cruzar la ciudad de Barcelona con sus millones de habitantes, continua atravesando en Molins de Rei, todo un sin fin de cruces, de carreteras, Autopistas, autovías, el río llobregat, trenes de cercanías y el AVE, túneles y puentes, una vez salvados todos estos impedimentos urbanos, con sorpresa para este servidor , que hacia tiempo me preguntaba, mirando y observando las Serrania local, como salvaría el Gr 92 Barcelona y su aérea Metropolitana, se logra superar todo, hasta llegar a Sant Vicenc dels Horts.
En Sant Vicenç dels Horts, a través de urbanizaciones, con no muy buena señalización del GR-92, pero bastante evidente, es aconsejable subir hasta la Ermita de Sant Antoni de Padua, fuera del Gr-92, donde sus vistas de toda la aérea Metropolitana y en la lejanía Barcelona, es todo un espectáculo visual. Se continúa por más urbanizaciones, hasta Sant Climent de Llobregat. Este servidor que escribe, tuvo la suerte de pasar en un momento especial, por esta zona, en primavera. Estas tierras tienen una especialización en cerezas, los árboles en flor daban un colorido especial a este “Petit Jerte Catalan” con permiso de los extremeños. Nuestro destino es la Ermita de Nuestra Señora de Brugues, ya en Gavà, con su Castell de l’Emprunyà en ruinas,, dirección hacia el Garraf, abandonando la comarca del Baix Llobregat.
Nuestro destino es el Garraf, a través del macizo de su mismo nombre, con el punto culminante de la Cruz de la Morella, 596 m. toda una travesía árida seca, de poca sombra, donde se aconseja llevar agua, y no salirse de los senderos, por las grandes cavidades subterráneas que abundan por estas tierras aquí llamadas “Avençs” . el descenso de la Creu de la Morella hacia la Oficina del Parque Natural del Garraf con sala de audiovisuales e información, un edificio rehabilitado conocido como La Pleta, donde este servidor, ha dormido muchas veces en su juventud, en sus correrías espeleológicas por estas tierras. Esta zona degenerada y últimamente en fase de recuperación ha sido objeto de múltiples atentados ecológicos, como el Vertedero de basura de Barcelona, colocación de toda clase de antenas de telecomunicaciones y militares, y sobre todo carreteras y canteras, puedo dar fè de ello personalmente.
A destacar esa palmera símbolo del parque que se llama “Margalló” en estado de recuperación, y el sellado del vertedero de basuras. También la gran vista del Mediterráneo en su inmensidad, donde desde Blanes prácticamente no lo veiamos. Hay variantes del Gr-92 una de ellas, te conduce al Monasterio Budista de Sakia Tashi Ling, en Palau Nova , a dos horas andando, desde la Pleta. Por estas montañas solitarias y con profusión de canteras, el Gr-92 acaba en el pueblo de El Garraf, bien comunicado por tren con Barcelona.
El Gr-92 en Garraf, sientes el Mediterráneo, cercano, ese olor a salitre olvidado desde Blanes en la Costa Brava, vuelves a recordar etapas que quedaron muy atrás, por montañas solitarias, atravesando masias centenarias, y Canteras que afean horriblemente estos lugares, destacando la Cantera de Vallcarca, la cual el GR-92 la atraviesa entera, soportando ruidos muy molestos. Al final de esta Cantera, se sube a la Ermita de la Trinidad, por el Puig del Far, con antenas visibles, preciosa ermita, blanca, en total soledad y silencio, donde se celebran aplecs o romerías desde 1375, muy querida por los Habitantes de Sitges. El Sendero Mediterráneo aquí lo llaman “Sendero de Costes” muy bien balizado, Las panorámicas desde estos Caminos de Costes, es rica en detalles, se tiene alcance hasta Vilnova y la Geltru y parte de la Costa Dorada. Nada más nos queda descender, hasta la permisiva, elegante y tolerante Ciudad de Sitges.
Hay ciudades en el paso del Gr-92 que destacan como Cadaques en la Costa Brava, y Sitges, por la comarca del Garraf. Pasear por el Sendero Mediterráneo por Sitges es algo evocador, lleno de historia, aquí los emigrantes que marcharon a hacer fortuna en el siglo XVIII, volvieron con riquezas y sus vestigios aun quedan, esparcidos por esta ciudad de película, que es Sitges, tiene hasta 17 playas, y tres puertos deportivos, casas o torres, auténticos palacios, que a los indianos al volver construyeron junto al paseig Maritim, Sitges refugio de artistas, con un litoral rico en playas, bien comunicado por carretera y por tren esta considerada como un enclave turístico muy apreciado incluso en invierno
El Gr-92 atraviesa toda la línea costera y de playa de Sitges, y junto a las vías del Tren, llegas a Vilanova i la Geltrú. Por el sur del Parc del Garraf, entre garroferas, tierras de uvas, senderos y pistas, el Gr-92 se va preparando para despedirse de la Provincia de Barcelona. El Sendero Mediterráneo entra al interior dejando la primera línea de mar, posiblemente para evitar las grandes núcleos habitados por poblaciones muy turísticas de la costa Dorada, llenos de turistas, y por tierras mas solitarias, nos conduce hasta Tarragona .El río Foix con su pantano, ya en Castellet entramos en tierras de Tarragona, dejando a nuestra derecha por caminos de piedra, Finestrelles el Castillo de Castellet i la Gornal, del año 977, donde vale la pena pararse en su oficina de información y turismo para enriquecerte históricamente acerca de estos lugares. La silueta de una reproducción de la Giralda de Sevilla, a lo lejos nos indica que llegamos a la población de L’Arboç, ya en tierras tarraconenses. Como curiosidad, esta construcción de la reproducción en escala mas pequeña de la Giralda de Sevilla, el GR-92 pasa por su acera, fue, como consecuencia de que un lugareño, regaló a su esposa esta construcción como prueba de amor, parece ser que ella era Sevillana, ya se sabe,…. el amor puede Con todo.
Por el interior ya muy alejados de la costa mediterránea, atravesamos diferentes pueblos muy pequeños, todos ellos tranquilos, Santa Oliva, Les Peçes, Albinyana, la ermita de Sant Antoni de Padua, con vistas espectaculares de la zona, la ruta a seguir es por cortafuegos en fuerte subida, y bajadas, en la ultima subida, se halla un pequeño homenaje al GR-92, un monumento realizado por alguna entidad excursionista de el Vendrell, como reconocimiento a este Gr-92. Además dispone de libros de visitas en un pequeño buzón habilitado. A lo lejos se asoma La Pobla de Montornes, enfrente tenemos vistas del mar mediterráneo muy a lo lejos, estos pueblos son todos muy tranquilos, con servicios, donde el turismo, no llega en masas, se atraviesan Sierras poco conocidas, caminos o conducciones de Gas larguísimos. Montornes es nuestro destino final.
Hay etapas que son complicadas de seguir, esta que nos conduce a Tarragona capital es una de ellas. Por pista estrecha y gran parte cimentada, dejamos Montornes, el Santuario de la Mare de Deu de Montornes, S.XIII, es una parada en el GR-92, para seguir por todo un cúmulo de impedimentos urbanísticos, como carreteras, autovías, vías de tren abandonadas, el AVE, etc. Tiene también su tramo cultural esta etapa, la Cantera del Medol, donde dicen que la construcción de Tarragona se hizo con las piedras extraídas en esta cantera, por los romanos. La riera de Gaià se atraviesa, y por bosques con escasa señalización, por obras en las urbanizaciones y sus caminos,, hay que buscarse la vida para llegar a nuestra Señora de Loreto, Patrona de la Aviación o de los pilotos. Desde este Santuario se divisan las Murallas y el entorno de la ciudad de Tarragona que junto al Cementerio se llega. El Balcón Mediterráneo, junto a la estatua de Roger de Llúria, en las Ramblas de Tarragona, y su flamante Passeig de les Palmeres, es nuestro destino final.
Tarragona, de por si, ya vale un día de visita, aquí las piedras hablan, visitar esta ciudad es como acceder a una intensa clase de historia en la mejor universidad. Es recomendable dedicarle un día entero a recorrer esta ciudad por su belleza, y por su historia.
La salida de Tarragona, ya en plena comarca del Baix Camp, el GR-92 nuestros pasos van en dirección hacia Rio Francoli, por las Ramblas, dejando atrás el monumento a els Castellers, se pasa por diferentes localidades, como Constanti, la vil-la romana de Centelles, y la Canonja, con señalización, aunque un poco escasa. El GR-92 salva como puede la Petroquímica y las instalaciones de Port Aventura, sin un sendero concreto y definido, se atraviesa esta zona muy humanizada, hasta llegar a la parte alta del Passeig Maritim de Salou. Nada mas nos queda atravesar durante mas de 14 kms junto a la playa, este Passeig Maritim, con infinidad de turistas de todo el mundo, las playas llenas de “guiris” ávidos de sol, aceras muy concurridas de gente, todo un colorido, que convierten esta etapa urbanita en entretenida, poco recomendada para amantes de la Naturaleza, hasta Cambrils, dejando atrás diferentes monumentos que a nuestro paso serán visita obligada. En Cambrils, con la misma tónica que en Salou, pero con menos turistas por el Passeig Maritim, visitando su puerto deportivo etc,,,, hasta llegar a la riera de L’Alforja, donde te la encuentras sin buscarla, es tu punto final, de esta etapa excesivamente humanizada, gran parte de ella es por asfalto, y recomiendo hacerla en bicicleta, en días de no mucho calor, y a poder ser es épocas no estivales.
Cambrils, ciudad veraniega ya en plena Costa Daurada, El Sendero Mediterráneo continua a ras de playa es una copia de la anterior etapa, muy llana, muy playera, atraviesas diferfentes rieras, como la de Riudecanyes, playas larguísimas como la Pixerota, etc,,, urbanizaciones, campings, y todo lo que te puedas imaginar con el ocio, y el turismo, a destacar la Playa de Miami, y otras que no las menciono de gran belleza, donde se respira la influencia turística, con lo autóctono o casero, calas la mayoría de ellas de postal, que la madre naturaleza las ha moldeado para disfrute y gozo de toda aquella persona amante del sol, de la arena, El Gr. Las atraviesa desde un plano alto, fuera de la arena y la playa , por Paseos Marítimas, esta etapa la realice en pleno mes de Septiembre en un día de sol, recomendado llevarse agua,, y gorra para la cabeza, y mucha paciencia hay muchos tramos que van de manera opcional, por la misma arena de la playa. En estas tierras caminando, llegas, sin apenas mirar las reseñas, simplemente es dejarte llevar por la costa, así, con esta filosofía se llega a L’Hospitalet de L’Infant.
El siguiente tramo del Sendero Mediterráneo, entra en los más interesantes y controvertidos rincones de la costa dorada. La ascensión a una pequeña loma de montaña fuera de litoral, Les Rojales nos aleja de la primera línea de mar y con sus 200m escasos, nos regala unas vistas panorámicas de la costa Daurada , dejando atrás el Camping, el Templo del sol, y larguísimas playas de corte Naturista. En el descenso de les Rojales, asoma a los lejos Vandellos. Continua el GR-92, Entre autopistas, autovías, trenes de cercanías y AVE, edificaciones grandiosas del Gas, Estaciones eléctricas de tamaños considerables, Estación Nuclear de Vandellos, puentes y túneles, Bunkers, todo un sin fin de eventos construidos por el hombre, los cuales según los entendidos en estas materias, consideran imprescindibles para el desarrollo humano, la antigua carretera sinuosa llena de curvas que años atrás nos transportaba a Valencia desde Tarragona y ahora sin asfalto conduce de manera mas suave a excursionistas y al GR92, dirección a la Ametlla.
El Puerto de Calafat, la urbanización L’Almadrava, aparecerá después de atravesar un túnel de mucho hormigón del Ave, y a partir de este enclave cambia total y radicalmente el paisaje. Un bonito Camino de Ronda, natural, sin artificios, atraviesa los doce km. que nos faltan hasta L’Ametlla. Itinerario de calas de suma belleza, donde se combina la historia con el paisaje, como el Castell de Sant Jordi de l’Alfama, que nos habla de piratas, de pescaderos atuneros, es todo un seguir el litoral, por un terreno lleno sorpresas, lo mismo encuentras una playa natural, donde bañarse en sus aguas limpias, como caminas por piedras superando desniveles, acompañado siempre de ese aroma especial de esta tierra seca , árida, de romeros y tomillos, salvajes, con un cielo azul, un paisaje de aguas azules turquesas, donde parece que estas perdido, por que la belleza te absorbe, el sentido de las distancias, así, con esta filosofía y al final por el Paseig Maritim, se entra a L’Ametlla, ciudad llena de servicios, turística, pescadora, con una gastronomía que vale la pena probarla, sobre todo en pescados, “el suquet de Peix”,,, La Plaça del Canó, (Cañon) en medio del puerto, será el final de esta bonita etapa.
El Gr-92, sigue por la costa, a veces salvando entradas del mar, que aquí se aprovechan para cobijo, o de puertos, de pequeñas embarcaciones, antiguos Bunkers de la pasada contienda civil del 1.936 hasta el 39, aprovechado como enclave turístico, y en particular por un paisaje lleno de belleza, de Mediterráneo en potencia, de pistas y caminos espectaculares, tanto si tu mirada la encaras adelante como para atrás, Pinos, rocas que reciben las olas, Caminos de ronda Naturales, muy lejos del pensamiento de la Costa –Brava, Gironina, donde desafortunadamente esta todo demasiado urbanizado, aquí todo es Natural, a veces incluso tienes algún pequeño paso entre rocas para salvar desniveles de poca dificultad, en medio de bosque mediterráneo, de esos pinos olorosos característicos de estas tierras, personalmente este es un lugar que no me lo esperaba, pensaba que el turismo ya lo habría eliminado, un lugar para excursiones solitarias, o colectivas pero por donde tu imaginación se dispara, las vistas en la lejanía, atalaya de las llanuras del delte del Ebre donde transcurrirá próximamente nuestro querido sendero Mediterráneo no te dejan impasible, ideal para gozar de la costa dorada, en profundidad, quizás después de la zona de L’alt Empordà, sea esta la zona mas bonita de todo el GR-92, por su naturalidad. Atravesaremos estos senderos, donde la única precaución a seguir, es, no pisar o entrar en propiedades privadas, quizás construidas cerca del litoral pero perfectamente señalizadas. La sucesión de calas, de belleza inusitada, como L’Aliga, y otras, muchas de ellas Naturistas donde se combina el “Textil” y el desnudo total, tolerantes y tranquilas, se llega hasta el Paseig Maritim de l’Ampolla. En el Puerto, es un buen lugar para el descanso y para reponer fuerzas con un buen arroz de estas tierras.
Hay ciudades y pueblos que han construido paseos Marítimos, con acierto, esta es una de ellas L’Ampolla. En L’Ampolla se respira el Delte del Ebre cercano, tu mirada se centra en las llanuras del mar, por el bonito paseo marítimo, nos acercamos a la población de Camarles, siempre omnipresente las llanuras de estas tierras arroceras, llenas de aves. Junto a la Gasolinera, nos dirigimos hasta un curioso pueblo, Lo Lligallo del Gàngul. Esta etapa por estas tierras es un seguir por uno de los canales de riego que nos conducirá irremisiblemente hasta Amposta, casi 13 kms por el canal totalmente llanos, el recorrido es monótono, siempre por la parte de la izquierda o de la derecha a veces asfaltado, dejando atrás plantaciones de Naranjos, oliveras, y sobre todo arroz, mucho arroz. Como curiosidad, tengo que comentar que pase por estos canales el dia 30 de Octubre 2011, los canales estaban sin agua, vacíos, La lucha contra un invasor, el caracol. “Cebra” importado a estos lugares por turistas en sus barcas de recreo, esta haciendo estragos en estos campos, una medida es vaciar los canales de riego, para conseguir su total extinción, los campos sin ese verde que los caracteriza, y recogido el arroz, presentaban un aspecto no muy bonito, deben ser estos campos con el color verde del arroz, en su momento floreciente, un lugar ideal, para amantes de la fotografía y de las aves, con magnificas puestas de sol y amaneceres. El Puente del Ebro por la Autovia, hay un paso especifico, caminando por el margen izquierdo dirección a Amposta, nos recibe con unas magnificas vistas de su caudal, azul,, con aves y algunas embarcaciones, al final del puente hay unas escaleras perfectamente señalizadas, y debajo del puente esta el letrero que nos indica el final de esta etapa llana, ya en Amposta.
La ultima etapa del Gr92, acaba en Ulldecona, es una etapa prácticamente muy montañera donde las vistas desde las cimas del Montsià, se puede llegar a ver hasta Peñiscola, esta considerada esta dura etapa como una de las mas bellas de todo el Gr92, pasa por lugares muy emblemáticos como la Roca Foradada, para acabar en el Puente junto al Moli d’Olivar en Ulldecona. En este puente acaba el Gr 92 su trazado por tierras de Catalunya, con algo mas de 500 kms desde Port-Bou. Si alguna persona esta interesada en seguir el GR92 por tierras valencianas, estoy a su disposición para la composición de powerpoints de este Gran Recorrido (GR92) Por mi parte lo doy por finalizado, teniendo todo el GR92 etapa por etapa en mi web , que esta a tu entera disposición. Iñaki zuri bakea

http://zuribakea.jimdo.com/
zuribakea
Peregrino informado
 
Mensajes: 36
Registrado: Dom Dic 28, 2008 9:26 pm

Re: Caminos a Santiago

Notapor krawill » Mar Nov 29, 2011 1:48 pm

Cruzaste en cuatro ocasiones flechas amarillas a Santiago...

Buen camino.
krawill
Peregrino veterano
 
Mensajes: 2615
Registrado: Vie Jun 16, 2006 9:59 pm


Volver a Foro Peregrinos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 3 invitados

cron