Un regalo de Camino para los sentidos

Temas relacionados con el Camino de Santiago

Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Resentido » Mié Jul 11, 2018 10:00 am




“Cambia de vida
si no vives satisfecho.
Cambia de vida,
estás siempre a tiempo de cambiar...”

Canturreo esta canción en los momentos iniciales de este nuevo Camino, va a ser una música recurrente a lo largo de esta jornada, como ocurre muchas veces, en que, sin saber el motivo, hay una canción que vuelve una y otra vez a la mente.

“Cambia de vida si no vives satisfecho...”. Muchas veces la gente se plantea ese dilema, pero generalmente puede más la inseguridad ante los cambios, las complicaciones intuidas, la incertidumbre ante los cabos que hay que atar y desatar. Pero los peregrinos tenemos la pequeña ventaja de poder salir al Camino, en una búsqueda que obviamente trasciende a unas meras vacaciones, y por unos días sentimos (yo, al menos) que cambiamos de vida.

Tras escuchar el primer “Buen Camino” voy callejeando, centrado momentáneamente en un inesperado problema logístico. En una bolsa de plástico que guarda algunos objetos no he encontrado el cable de carga del móvil. No puedo evitar recordar iniciales Caminos sin el aparatito, cuando aprovechaba alguna cabina de teléfonos para llamar a la familia y comunicar que seguía bien. Pero los tiempos cambian, hemos ido sucumbiendo a la comunicación universal, y los que me aprecian se preocuparían si no pudiesen tener noticias, temerosos de algún desastre.

Veo alguna tienda en la que probablemente tengan cargadores, pero aún está cerrada, así que hago tiempo buscando un sitio en el que desayunar. Cerca encuentro uno. Tiene una larga vitrina a la derecha, que para un reconocido golosón como yo representa el paraíso de las tentaciones. Después de pedir, al ir a colocar la mochila y sentarme tengo la sensación de que la simple visión de los dulces ha activado, aunque aún no haya entrado en contacto con la glucosa, algún elemento adormecido en mi cerebro. Una luz se enciende, abro la mochila y, en efecto, descubro que había metido el cable suelto a ultimísima hora, justo antes de salir de casa. Asunto resuelto.

De nuevo en la calle, enlazo pronto con el Camino propiamente dicho, el marcado con nuestras queridas flechas amarillas. Enseguida veo los primeros peregrinos, con algunos iré coincidiendo, a otros no los volveré a ver, lo habitual en el Camino.

Me gusta mucho esta calle forrada de piedra. Tiene dos iglesias en un corto espacio. La primera, de grandes dimensiones; la más antigua, recogida, pero muy interesante. Pocos metros después llego a un mirador.

Ofrece una amplia vista, no sólo de la población, sino del extenso paisaje montañoso que la rodea. Se está fresco aquí, la nubosidad inicial ha resultado ser efectivamente neblina matinal, y va dando paso a un cielo azul que hace presagiar una jornada calurosa, de la que me hago el firme propósito de no quejarme, toda vez que en las fechas previas temía un Camino a nado. Reconozco entre los árboles que me rodean un nogal. No, no soy nada experto en botánica, no lo identifico por la forma de las hojas, simplemente sus bolitas de cáscara verde estoy convencido de que ocultan ese fruto seco tan apreciado. Aunque quién sabe, puede acodarse en la barandilla junto a mí un experimentado lugareño que me diga: “Buena y fresca sombra la de estos árboles, peregrino. La gente suele confundirse pensando que son nogales, cuando en realidad se trata de...”. Pero dado que esto no sucede, para mí son nogales, y algo en lo profundo de mi cerebro me recuerda que se dice que la sombra del nogal no es buena, parece mentira con lo agradable que me resulta en este momento. Pero, de cualquier modo, hay que continuar, está resultando un comienzo bastante demorado.

Algo más adelante, cuando ya recorro las últimas casas de la población, paso junto a un gran Convento. El Camino lo soslaya por una de sus esquinas, pero me acerco a la larga fachada. Curioseando en ella distingo en lo alto un latinajo grabado:

SICUT AQUILA PROVOCANS AD VOLANDUM PULLOS SUOS

Mis estudios escolares de latín consistían básicamente en memorizar declinaciones, nunca me permitieron traducir textos. Pero alguna ventaja tienen las nuevas tecnologías; si hace un rato rememoraba los Caminos sin móvil, ahora no tengo el menor reparo en resolver con inmediatez la duda y utilizar el google para interpretar ese lema, que resulta significar algo así: “Como el águila que incita a volar a sus polluelos”.

Dejado atrás el convento no tardo en llegar a un puente antiguo, maciza construcción algo agobiada por cierto exceso de vegetación, que no sé si es dejadez o contemporáneo respeto hacia el reino vegetal. Sigue un agradable paseo entre prados que conduce hasta el arranque de un espectacular bosque, en cuyo inicio saludo de nuevo a un reconocido y centenario árbol.

Imagen



Definitivamente, Sarria va quedando atrás...

Asciendo entre los veteranos árboles a ritmo lento, demorándome en el paso, forma de combinar la admiración del entorno y el periódico descanso que no convierta la marcha en un progreso fatigoso. Es uno de esos tramos que nunca me canso de recorrer, agradeciendo además la sombra. Ya en lo alto, superado el bosque, el Camino se allana y se abre el paisaje, que se muestra radiante. A las puertas del verano, primavera a flor de piel.

Imagen

Ya a la vista, llego enseguida a VILEI. Es mediodía, y en la campa exterior de un albergue varios peregrinos parecen haber hecho el alto definitivo del día y descansan perezosamente tumbados. Es el único signo de vida de la aldea, no alcanzo a ver ningún lugareño en la calle.

Cerca queda BARBADELO, y a un lado de la entrada se sitúa la Iglesia de Santiago, a la que me acerco. Echo un vistazo una vez más al pórtico principal, con sus interesantes figuras, con sus indescifrable enigmas, con su piedra ya gastada. Por suerte, la puerta se encuentra abierta, así que me dispongo a visitar la nave, con la curiosa disposición interior de la alta torre. Me llevo un pequeño susto, en la penumbra no me había dado cuenta de que a un lado de la mesa que yo creía vacía está sentado un guardián, al que saludo. No paro mucho, cierta sensación de sentirme observado me incomoda, así que con un gesto de despedida me dispongo a salir. “¿No va a sellar?”, me pregunta el señor en un tono que me parece hasta levemente de reproche, probablemente impresión mía. Ya estamos con los dichosos sellos, piensa y no dice el-enemigo-de-sellar-en-todo-lugar-que-se-ponga-a-tiro (o sea, yo). Improviso una disculpa, alegando no tener la credencial a mano (y no es mentira, la tengo en el bolsillo del pantalón), y abandono la iglesia.

Al atravesar Barbadelo compruebo con cierta sorpresa que, para la hora que es, no hay un montón de mochilas esperando a que abra el albergue; sin duda debo acabar de establecer entre Sarria y Barbadelo un récord... negativo. No resulta fácil tardar tanto, pero es que me he ido parando continuamente.

A la salida me cruzo con un matrimonio muy mayor, con aspecto de personas del lugar pero ya despreocupadas de las tareas agrícolas, probablemente disfrutando de una merecida jubilación. Una pista me va conduciendo hacia RENTE mientras coincido con unos cuantos peregrinos, cada cual a su ritmo (a algunos los adelanto, otros me sobrepasan a mí).

En este tramo el goteo de peregrinos continúa, pero sin ser ni mucho menos multitudinario. Llego así a MERCADO DA SERRA, localidad en la que se cruza una carretera. Algunos peregrinos descansan en el exterior de un bar.

Hay también gente en la terraza dándose crema protectora solar. A estas horas el sol comienza a calentar de lo lindo. Lo bueno es que se atraviesan continuamente zonas boscosas y umbrías. Además de que siempre puede uno aprovechar para refrescarse en alguna fuente, como la Fuente del Peregrino, instalada a lo que parece ser en aquel Año Santo de 1993; eso sí, conviene si es posible no levantar la vista para evitar ver la decoración.

El paisaje desprende vitalidad, resulta una delicia Caminar por esta zona, plenamente rural y alejada de carreteras. Entre sendas y corredoiras atravieso PERUSCALLO. Me llama la atención tener que hacer uso de los pasadoiros allí donde discurren arroyuelos, que corren fluidos y cantarines.

CORTIÑAS, CASAL y LAVANDEIRA son núcleos bastante seguidos que no resulta muy fácil distinguir, pues he observado que han cambiado los tradicionales mojones, y en los nuevos no aparecen los nombres de los lugares en que están colocados, lo cual no entiendo. A lo mejor es por la dichosa ley esa de protección de datos.

Otra cosa que me ha llamado la atención con respecto a los nuevos mojones es que marcan una distancia con respecto a Compostela ligeramente superior a la de siempre, como con dos o tres kilómetros de diferencia. Esto hace que en el paraje donde se situaba el mojón del kilómetro 100... pues no se encuentre dicho mojón. Continúo, no me canso de disfrutar de las laderas cubiertas del refrescante praderío.



Imagen


Imagen


Una subida me conduce hasta MORGADE. Allí, junto al alojamiento de hace años parecen haber abierto una tienda de todo tipo de recuerdos y cachivaches peregriniles. Otro ascenso me deja en FERREIROS, en cuyo cruce, en el lado del Camino opuesto a donde está situado el albergue de la Xunta, han plantado otro alojamiento. Son una especie de bloques multicolores que van descendiendo por la ladera, chirrían un poco.

Bajo la cuesta hasta MIRALLOS, es una buena hora para comer, y lo haré en el restaurante de allí. Caigo en una hora algo crítica, así que tengo que esperar un poco, pero me acaban preparando una mesa. Comida casera deliciosa.

Al acabar, antes de salir la dueña charla conmigo. “¿Ha dormido alguna vez en el albergue de arriba?”, me pregunta. Lo cierto es que sí, y me comunica que la hospitalera (Primitiva) murió el pasado diciembre. Estaba bailando en las fiestas de Santa Lucía, y repentinamente cayó muerta. No fue una muerte triste, por lo menos.

Paro un poco unos metros más adelante, en el exterior de la iglesia de Santa María. Reanudo a continuación el Camino, a través de la avenida que flanquean los nichos.


Imagen


Pronto llego a PENA, donde se sitúa ahora el kilómetro 100. El mojón es también de los nuevos, aunque las costumbres de pintarrajear permanecen inalterables.


Imagen

Una corredoira sube hasta la llamada Pena dos Corvos, excelente mirador panorámico. Atravieso una carretera en MOIMENTOS. Durante un rato se había nublado, pero poco a poco el cielo se vuelve a despejar. En PARROCHA adelanto a dos mexicanas, de un grupo de cinco, con las que iré coincidiendo en los próximos días, hasta la entrada de Compostela, donde me confesarán lo impresionante que les ha resultado la experiencia. Si por la mañana he visto un cierto número de peregrinos, la tarde está siendo bastante más solitaria.

La siguiente aldea es VILACHÁ. Tras ella voy rodeando una zona de prados, y llego a una bifurcación con una propuesta que no me resulta nada familiar. Un mapa explica las dos posibilidades: el Camino habitual, que aquí denominan “Camino Complementario”; y otro que denominan “Camino Histórico”, con la advertencia de que este último tiene un trozo que califican como peligroso, con unas fotos de prueba. Se observa que, en efecto, discurre por una zona de piedra abrupta. Desde aquí hay una buena vista de Portomarín.


Imagen

Por afección hacia lo histórico en el Camino, y porque entiendo que en esta época de secano el riesgo será limitado, escojo la opción histórica. El breve tramo no resulta, en efecto, peligroso yendo con cuidado (otra cosa sería con la piedra húmeda), y llego al puente sobre el río Miño digamos que desde la izquierda, en vez de desde la derecha como siempre, si no recuerdo mal. PORTOMARÍN será el final de esta mi primera jornada.

Y por no seguir abundando en detalles, añado sin más unas fotos.


Herrajes bien labrados
Imagen


Mmm... qué ricas las castañas asadas
Imagen


Encerrado en el bosque
Imagen


Verde impresionante
Imagen


De repente, el negro sustituye al verde
Imagen


Esto era un bosque sombreado
Imagen


Por fortuna, pronto vuelve el bosque protector
Imagen


Imagen


Ejem... mi mochila, que necesitaba un descanso
Imagen


Siempre impresionante el crucero de Lameiros
Imagen


Imagen


Bucólico a más no poder
Imagen


Si es que dan ganas de ponerse a pastar
Imagen


Armonioso conjunto
Imagen


Enredando
Imagen


Mi mochila, que quería descansar de nuevo
Imagen


Ella lo puede confirmar, que fue testigo
Imagen


Esto sí que es lección de anatomía, y ríete tú de la de Rembrandt
Imagen


Vistoso enclave
Imagen


Indignante. Sólo autorizan la circulación a residentes, puedo entender que se le prohiba a los peregrinos. Pero ¡van y se la permiten a los coches de apoyo!
Imagen


Dicen que es tal vez el crucero más antiguo de Galicia
Imagen


Paso idílico
Imagen


Otra vez mi mochila pidiendo descanso
Imagen


Por desgracia, sin agua con la que refrescar los pies
Imagen


Éstos deben ser los renglones torcidos esos de los que se suele hablar
Imagen


Plenamente identificado con esto, puedo asegurar que mi Camino también va siguiendo las Estrellas
Imagen


Percurso vespertino
Imagen


Eso es la leche
Imagen


Dos cielos allá arriba
Imagen


Varios intentos sin lograr una foto apañada... pero era una simple excusa para dejar alejarse un pequeño grupo algo ruidoso
Imagen


Esto... la mochila pidió un descanso
Imagen


El “chillidazo”. Éste sí que lo tienen limpito
Imagen


Parece una foto de mi esforzado Camino, pero no lo es. Ahora me he aficionado a la pintura, y cultivo el naturalismo. Me entretuve en Compostela pintando este cuadro, que he titulado: “Bodegón. Naturaleza muerta”. Me quedó muy realista
Imagen


La casa del Apóstol, cada vez más a punto
Imagen


Y el Apóstol en el remate, presidiendo
Imagen


Mi mochila, de protagonista
Imagen


Compostela
Imagen


Imagen


Imagen


Imagen


Querido Apóstol amigo, aquí estoy de nuevo para saludarte
Imagen


Después de las obras de la casa, ¿te tocará a ti también un poco de restauración?
Imagen


Aunque... qué quieres que te diga, ese oscuro y ese verdín también tienen su encanto. Hasta otra
Imagen

Resentido
Peregrino veterano
 
Mensajes: 1056
Registrado: Sab Jun 17, 2006 3:42 pm

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Penedo » Jue Jul 12, 2018 3:24 pm

Hola a tod@s. Gracias Resentido. Aunque las pruebas son evidentes, en cuanto a los derroteros por los que transita este foro?, es de agradecer que aún queden personas como tú, que no pierden la motivación de comunicarse, las ganas de compartir y exponer y sobretodo tomarse el tiempo para "colgar" las fotografías y acompañarlas con un buen texto.

Yo no tengo ni la más mínima motivación, cuando quiero compartir utilizo el móvil en modo hablar, exponer......, buffff, ¿ para que ? y tomarme el tiempo para poner fotos y texto.....hummmmm, como que no. Ni tú, ni casi nadie, de los que por aqui pululábamos, hace un trabajo como el hecho por ti, para que le den las gracias, lo haces porque si, pero las evidencias son las que son y los hechos irrefutables. Como ya dije en su día y escrito está, esto es un cementerio de elefantes en que por no dar, ni se dan las gracias por el trabajo que lleva un post como el tuyo. Si te valen las mías, que poco te ayudarán, ahí las van : GRACIAS POR TÚ TIEMPO.

Bo Camiño.

P.D. Yo acabo de llegar del Camino de Le Puy, ni una semana hace que llegué, y así como cuando llegaba me faltaba tiempo para haceros llegar la experiencia vivida, ahora.......no vale la pena. Reitero las gracias.
Penedo
Peregrino veterano
 
Mensajes: 1210
Registrado: Lun Feb 02, 2009 11:35 pm

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Ferybego » Jue Jul 12, 2018 8:27 pm

No vamos a divagar aqui y ahora -una vez más- por las causas o motivos del parón del foro amarillo, incluso más allá del motivado por estas fechas estivales, quizás la razón la das
tú Resentido cuando dices "los tiempos cambian, hemos ido sucumbiendo a la comunicación universal"

Dicho lo cual personalmente sigo entrando a este Albergue o (como otros lo llaman o llamaban) nido de Pirañas, sí, sigo entrando con una irregular frecuencia y de ellas pocas veces me da por escribir o contestar a otros (tampoco voy a dar el motivo) en este caso haré una excepción a tu post, quizás la "culpa" sea del compañero Penedo y del contador del foro (39 vistas 1 respuesta, -hasta ahora-) estamos de acuerdo tu presente entrada Resentido tiene un mérito mayusculo y como tal hay que saber reconocer y porque no agradecer tu tiempo dedicado para disfrute y deleite nuestro

Gracias por las fotografías; se hace un poco raro ver dos cosas, la casa (como tu la llamas) del Apóstol libre de andamios y lonas y esas calles de Santiago despejadas, vacías y deshabitadas

Espero poder disfrutar (más pronto que tarde) de Santiago, ver en vivo y directo esa "casa" , pero creo que el Camino de este año no acabara allí

Buen Camino
Ferybego
Avatar de Usuario
Ferybego
Peregrino veterano
 
Mensajes: 2674
Registrado: Vie Dic 05, 2008 8:00 pm

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor amodo » Jue Jul 12, 2018 11:35 pm

Parece una foto de mi esforzado Camino, pero no lo es. Ahora me he aficionado a la pintura, y cultivo el naturalismo. Me entretuve en Compostela pintando este cuadro, que he titulado: “Bodegón. Naturaleza muerta”. Me quedó muy realista
Imagen


Asi que pìntando bodegones eh? Lo que estás mas bien es enterrándolos en lo mas profundo de tu "cementerio" y ademas en la mas estricta intimidad.

Ahora un poco mas en serio. Me alegra mucho que lo hayas pasado tan bien y me arrepiento mucho de no haberte acompañado en el duelo. Ya te daré el pésame la próxima vez que te vea y celebraremos el aniversario como se merece.

Un fuerte abrazo y buen Resencamino.
Imagenamodo
Avatar de Usuario
amodo
Peregrino veterano
 
Mensajes: 1292
Registrado: Jue May 01, 2008 10:14 pm
Ubicación: Rias Baixas

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Paco59 » Vie Jul 13, 2018 11:38 am

Enhorabuena.Tu intervenciòn sì que es un regalo para los sentidos.

Yo ya empecé la cuenta atràs.En quince dias,vuelvo a Terra Santa.Ayyyyyy,esas nécoras,percebes,navajas y demàs frutos del océano que me esperan.Este verano no toca caminar sino volver a dar hospitalidad a los que caminan,allà en un pueblo perdido cerca de Burgos.

Apertas.
Paco59
Peregrino avanzado
 
Mensajes: 628
Registrado: Jue Ago 04, 2011 7:27 pm
Ubicación: Francia

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor carreteraymantas » Vie Jul 13, 2018 8:39 pm

Este año, no tocaba que nos llevaras a Portugal. Y, aún así, estar a través de tus escritos en el Camino Frances, en ese tan denostado tramo, ya en Galicia, pareciese que, con muchedumbres y todo, lo tuvieras solo para ti. Y, es que realmente, es así. Es más: no creo que pudiera ser de otra manera.

He descansado a la par de tu mochila. Me ha refrescado la sombra de esas corredoiras. Me ha entristecido el sol, allá donde los fuegos me han obligado a soportarlo. Y, una vez más, gracias a tu generosidad en este foro, me has hecho entrar al Obradoido.

Gracias, otro Camino más, Resentido.
carreteraymantas
Peregrino veterano
 
Mensajes: 1297
Registrado: Mar Jul 22, 2008 8:56 pm

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Eduardo...el transoceánico » Vie Jul 13, 2018 10:13 pm

Hola a todos/as.
Me sorprende a esta altura de la vida leer un comentario de este tipo, tan completo y tan largo.
Adhiero al comentario de Carreteraymantas, fue un relato fenomenal.
Muchas gracias, hacen faltas comentarios de este tenor para que este albergue siga vivito y coleando.
Abrazos para los varones, besos a las mujeres y cariños para todos
DESDE ESTE LADO DEL MAR.
Eduardo...el transoceánico
Peregrino veterano
 
Mensajes: 4224
Registrado: Mar Mar 06, 2007 12:53 am

Re: Un regalo de Camino para los sentidos

Notapor Resentido » Dom Jul 15, 2018 10:00 am



Las periódicas consideraciones acerca de la salud del foro siempre me hacen ratificarme en que la solución es muy sencilla, y en nuestra mano está: colaborar con el correspondiente granito de arena.

Lo que ocurre es que, aparte de que muchos de los foreros (y se supone que por razones de lo más variopintas) han desaparecido, quién sabe si incluso alejados del Camino (físico y mental), no es menos verdadero que un cierto número de participantes simplemente han priorizado otros ámbitos. Un ejemplo: antiguamente, tras las quedadas había no una, sino varias crónicas contando cosas; más recientemente, tras alguna de las quedadas tengo el recuerdo de un comentario que recogía la consigna de que al foro nada, y que ya había el grupo de facebook para compartir. Opción siempre respetable, claro, que nadie está obligado a participar. Pero blanco y en botella...

En fin, tras un Camino me suele gustar escribir unas líneas y, si se tercia, acompañarlas de unas fotos (casi siempre nacen durante el mismo Caminar). Por propio entretenimiento y por compartir, y creo que de ambos motivos no pongo a ninguno por delante del otro.

Hay tres momentos que disfruto en mis Caminos (y, por extensión, en mis viajes): la preparación, el recorrido propiamente dicho, y la reposada reflexión a propósito de las experiencias vividas. De este último momento forman parte mensajes como el de este hilo. Sin obsesión por cuántos leen o cuántos responden o aportan algo. Esto no está reñido con agradecer, por supuesto, las intervenciones y comentarios, y así queda hecho expresamente. A mí, la verdad, lo que realmente me importa es que haya oportunidad de contar, porque eso significa Caminar.

En el fondo le tengo mucho cariño a este foro, que me ha permitido disfrutar de muy gratos momentos. Creo que mi relación con él me recuerda a aquella comedia que suelo tener a menudo presente, en que la chica preguntaba al chico: “¿Me olvidarás?”. Y él, claro, respondía: “En cuanto muera”.

Resentido
Peregrino veterano
 
Mensajes: 1056
Registrado: Sab Jun 17, 2006 3:42 pm


Volver a Foro Peregrinos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: carmelabolena, Google [Bot] y 3 invitados